Cuando el esfuerzo cobra sentido

Querido amigo/a,

Seguramente empieces leyendo estas líneas pensando, ¿quién habrá detrás? Qué extraño recibir una carta de alguien anónimo, ¿no?

La verdad es que tampoco yo había escrito nunca una carta a un desconocido/a. Es una sensación curiosa… pero si me pongo a pensar, a imaginar quién está leyendo esto, tal vez no seas tan anónimo/a. Imagino a alguien que probablemente ha pasado por momentos duros estos días, lejos de sus seres queridos, algo angustiado, aburrido ya del hospital y seguro que con ganas de volver a casa y abrazar a los suyos. Probablemente no te está siendo fácil pasar por todo esto… Tal vez ni me lo puedo imaginar. Y pensarás, ¿por qué a mí? No sabemos muchas veces por qué suceden las cosas y no siempre está en nuestras manos cambiarlo. Pero lo que sí está en nosotros es intentar sacar de una situación que no nos gusta lo mejor de ella…

Así como yo te he ido imaginando quizás tu también lo hayas hecho conmigo. Me imaginarás en casa (has acertado!) frente a un ordenador escribiendo, recién volviendo de la compra que espero que me dure 2 semanas para salir lo mínimo imprescindible y con ganas de que me entre algún rayito de sol por la ventana después de tanta lluvia. Para que me conozcas un poco más, mi nombre es Ester, tengo 27 años y me dedico profesionalmente a la organización de eventos deportivos. Como imaginarás el sector de eventos va a tardar en recuperarse y volver a ser lo que estaba siendo hasta ahora. Por suerte mantengo el trabajo, pero como muchos, no te voy a negar que a ratos tengo miedo por no saber qué pasará en el futuro.

Esta pandemia me ha hecho pensar en lo rápido que pueden cambiar las cosas. La salud propia, la de nuestra familia, el trabajo… Pienso en como a veces ponemos toda nuestra seguridad en nuestro planes sin imaginar que de un momento a otro todo puede cambiar. Y toda esta reflexión no la hago para quedarme ahí, en el “ojalá no hubiera pasado” sino en, como te decía, ¿qué puedo sacar de positivo de todo esto?

Mi hermana es enfermera y a través suyo veo lo mucho que el personal sanitario está luchando día a día por vosotros, viviendo su vocación cuidándoos y sobre todo estando a vuestro lado para que salgáis adelante. También veo las muchas iniciativas que han salido en estas semanas para ayudar en los hospitales o a las personas de mayor riesgo. Y también veo lo mucho que la gente se está esforzando para ser responsable y quedarse en casa.

Como algo personal te cuento que en mayo tenía planeado viajar a Argentina con mi novio a conocer a su familia. Obviamente nuestros planes se han cancelado y después de despedirnos un día pensando que al siguiente nos veíamos, hoy ya llevamos 40 días sin vernos. Apenas vive a 10 minutos andando de mi casa y como comprenderás no se nos está haciendo fácil. Pero te cuento esto para que sepas que cuando más nos cuesta, cuando las ganas de vernos pesan, pienso en vosotros, en lo mucho que estáis luchando por salir adelante… y entonces nuestro esfuerzo cobra sentido: ¡lo hacemos por vosotros! Y como yo seguro que muchos padres de familia, personas que están solas, o cualquiera que le cueste quedarse en casa, aguantan y se esfuerzan por lo mismo: por vosotros, para que podáis recuperaros, para que el personal sanitario os pueda atender con todos los cuidados necesarios y así pronto volváis con vuestros seres queridos. Y también lo hacemos por los que podrían contagiarse mañana, por el vecino de enfrente, por la señora mayor del piso de arriba, por el que trabaja en el supermercado, por los que siguen teniendo que ir a trabajar… y por todos aquellos que queremos.

Que bonito experimentar como la humanidad se une y resurge dentro de cada uno de nosotros para luchar por lo más bonito y valioso como es la vida del otro, ¿no?

¡Pues eso es lo más positivo que saco de todo esto! ¿Y tú? Seguro que también encuentras algo ☺.

Desde aquí te mando todo mi cariño y ánimo. Yo hoy rezaré un rosario especialmente por ti.

¡Sigue luchando, no pierdas la esperanza! Que ya pronto todo pasará.

Un abrazo grande,

Ester