ERES UN GANADOR/A

Hola, me llamo Cristina y estoy encantada de poder escribirte esta carta.

Tengo 56 años, estoy casada y tengo 2 hijos de 32 y 29 años. Ayer mi único nieto cumplió su primer año. Podría no haberte explicado ésto pero quería que pudieras imaginar quién te escribe.

Sé que no voy a poder sustituir a tus padres, hermanos, hijos o nietos que puedas tener, ni a tus amigos tampoco. Ellos te conocen y tú los conoces y seguro que todos están deseando verte y abrazarte.

Pero en esta carta voy a intentar decirte un poco de lo que ellos te dirían: “No estás solo, estoy contigo, aunque no me veas, para ayudarte a superar deprisa este obstáculo que te has encontrado en el camino”.

Imagínate que tú eres un atleta y que estás corriendo una carrera de obstáculos junto con otros muchos participantes. Ha venido también mucha gente a verte. El público no se puede acercar a tí, te mira desde las gradas, pero puedes sentir sus voces y sus aplausos animándote a seguir corriendo. En los descansos, tu entrenador te da un poco de agua para que no llegues sin aliento y deshidratado. Si te caes, algún médico y enfermera te atienden enseguida para que las heridas no te impidan continuar. Y tú eres fuerte y, aunque sufres mucho porque esta carrera es difícil, no te rindes. Tú continúas luchando para llegar a la meta porque tienes madera de ganador, aunque no lo sepas.

Así veo yo lo que tú estás haciendo ahora, ir hacia la meta que es salir del hospital y volver a casa lo más pronto posible. La única diferencia con una carrera de verdad es que ésta es para superar tu propio récord, no para ganar a otros, porque tú quieres que ellos, los otros corredores, también ganen.

Así que lucha, pero con ánimo, no con rabia porque eso te quitará energía. Pero sobretodo convéncete de que eres un vencedor de obstáculos y que tienes a mucha gente apoyándote. Es lo que te dará fuerza y velocidad.

Ya sabes que todos los días a las ocho de la tarde muchísima gente sale a los balcones y terrazas a aplaudir. En mi comunidad de vecinos, una enfermera ya jubilada pone muy alto una canción conocida, diferente cada día, para que aplaudamos con ganas. Cada día sale más gente a aplaudir, es un momento mágico. Y es por los sanitarios que te están cuidando. Es para agradecerles todo lo que están haciendo, con valentía y cariño. Pero también es para animarlos a seguir su propia carrera de obstáculos que es la de curarte a tí. Ellos también son ganadores así que confía plenamente en ellos que entre todos lo váis a conseguir.

Espero de todo corazón que te mejores muy muy pronto y te felicito de antemano por ganar. Sé que sabrás sacar provecho de esta experiencia, como valorar mucho más la vida y a los que te rodean, así como, a lo mejor, confiar en algo que nos trasciende a todos y que seguro que también vela por ti con el amor mayor de todos.

Con cariño,

Cristina