¡Levántate ya!

Hay tantas personas que te quieren
que sólo están a la espera
de una señal tuya
para acudir a tu ayuda,
para estar a tu lado.

Así que nada es tan gris
ni tan oscuro
que no sea disipado por el amor,
por el cariño y por la amistad.

Sal de ese estado,
¡levántate y anda! dijo el nazareno,
¡levántate ya! te dice tu Maestro interno,
hazle caso,
presta oídos
¡levántate ya!