[email protected] [email protected]

[email protected] [email protected],
No sabemos por qué estás aquí postrado, en una cama de hospital. Pero lo que sí sé, es que yo rezo por ti. Y mucha gente está rezando también por ti. Debes saber que Dios te ama, y aunque permita tu enfermedad, Él sacará un bien de todo. Y vas a salir de ésta.
Volverás a ver a los tuyos mejor que antes. Volverás a disfrutar de la vida, de la naturaleza, del mar y de la montaña.
Hay mucha gente que te quiere, y que espera que te recuperes. Cuando salgas, será una gran fiesta para tus amigos y para los que hemos rezado por ti.
Un abrazo y hasta pronto.