Un abrazo

Hola ! Sabes… De verdad te mando un abrazo. Yo estoy muy lejos tuyo, pero quiero que sepas que estoy segundo a segundo preocupada por cómo sigues. Yo no sé si tú crees en Dios, pero te digo… Sólo Él nos queda. Ahora es cuando vemos que es lo que verdaderamente importa. La amistad, la familia, nuestros valores. Todo es una bendición del día a día que quizás no hemos apreciado bien.
Quiero que sepas que rezo por ti.
Cuentas conmigo a la distancia.
Ánimo y fe.
Siempre que hubo tormenta paró.
Siempre que hubo noche salió el sol.
Un abrazo!